22 de septiembre de 2014

Put on your leather skirt

Si el invierno pasado no te decidiste a comprar una, de este año no pasa. La falda de cuero se ha convertido en un indispensable esta temporada. Tipo skater y plisada para looks más lady, o ceñida para outfits más rockeros. La falda de cuero es mucho más versátil de lo que al principio puede parecer. Combínala con una blusa para trabajar, con unos stilettos para tus eventos nocturnos, y con zapatillas y camiseta para patear cualquier ciudad.

Yo he optado por esta última opción, una alternativa muy acorde a la tendencia sporty chic, pero sin llegar a extremos (definitivamente, chandal y tacones no son para mi una buena opción). Camiseta de la sección de chicos y mis deportivas preferidas. La falda y el collar joya aportan un aire más sofisticado. El toque final lo dan los labios rojos, aunque también podría haber sido un chaleco denim, un gorrito de lana o un cárdigan oversize (otoño, ¡ven ya!)

A veces me planteo por qué mi blog se llama como se llama, y no "a palabras necias, zapatillas/Converse/zapato plano". Al fin y al cabo, son estos los que visten mis pies el 90% de mis días. Pero supongo que se trata de algo más figurado, de actitud, diría yo. De sentirte bien con lo que llevas sin importar lo que los demás digan. Y yo no podría ir más segura con mis zapatillas (literal y metafóricamente, me se de una que se habría ahorrado un esguince) ;)









Falda: tienda vintage
Camiseta: Primark
Collar: Shana (old)
Bolso: Deichmann (old)
Zapatillas: Converse
Gafas: RayBan

Y tú, ¿ya tienes tu falda de cuero? ¿Cómo te gusta combinarla?

¡Muchas gracias por leerme! ;)


15 de septiembre de 2014

Back to... BLOGGING!

Mentiría si dijese que no he tenido tiempo para actualizar. Tampoco he ido sobrada de ratos libres este verano, pero una cosa llevo a la otra... Y aquí estoy, "blogueando" (o bloggeando, blogggereando, bloggingeando... escribiendo en mi blog, vamos) después de más de tres meses de abandono. Y sí, lo he echado de menos. Pero también me hacía mucha falta desconectar de absolutamente todo. Estas últimas semanas ya casi ni me sentía mal por dejar esto tan abandonado (al principio se hace duro, toda buena bloguera lleva dentro una dosis de más de autoexigencia), y fue eso mismo lo que me hizo pensar en que ya era hora de volver.

Sé que ya es septiembre, que el "back to school" y el "hello fall" han venido para quedarse, y que ya nos apetece poco ver outfits veraniegos. Pero seamos realistas, en Madrid sigue haciendo un calor horrible, así que hoy os traigo un par de looks de verano formados a base de todo un must have para esta y cualquier temporada: la falda larga. Y para ser sincera, aunque hace meses que guardo estas fotos, me encantan y me apetecía mucho enseñároslas.










Falda: Zara (SS 2014)
Top: Mango (en tienda)
Sandalaias: Zara (SS 2014)
Diadema: Primark (en tienda)
Bolso: Blanco (old)

Pido disculpas por la tirita de dibujos y la pulsera del hotel. No son los complementos más apropiados para un look boho-romántico, pero ahí estaban y ahí se quedaron ;)







(Nota mental: la luz de las tardes madrileñas es todo un horror 
comparada con la de los atardeceres andaluces)

Falda: Pull and Bear (outlet)
Top: Bershka (SS 2014)
Sandalias: Primark (old)
Cinturón: Primark (old)
Bolso: Deichmann (old)
Gafas: Camden Market

¡Ojo al peinado! Curioso, fácil de hacer y fresquito. 100% recomendado.

 Y hasta aquí por hoy. Volveré mucho, mucho antes de tres meses ;)
Muchísimas gracias a l@s que habéis seguido ahí todo este tiempo.

1 de enero de 2014

Bye bye, 2013

Del 2013 aprendí que los sábados por la noche pueden ser aún mejores quedándote en casa si tienes a alguien que te abrace, que hacer fotos es aún más divertido si debes esperar a revelarlas para verlas, y que la mejor forma de gastar el dinero es creando recuerdos. También me di cuenta de que mi malhumor de las mañanas se cura con un buen desayuno, de que el rencor sólo sirve para hacernos daño a nosotros mismos y de que el tiempo es la mejor cura para todo tipo de problemas (además de los perritos calientes).

Descubrí que para ser del todo feliz, es necesario visitar Disneyland al menos una vez cada diez años, que no sabes lo que es una hamburguesa hasta que no pruebas una en Shake Shack y que Manhattan es más bonito si paseas de la mano. Entendí que hay que tomarse más en serio las frases de Mr. Wonderfull, y que los inviernos parecen menos fríos si llevas puesto un pintalabios rojo.

Pero sobre todo, aprendí que hay personas con las que puedes contar para siempre. Y de que es importante preguntarnos cada día si realmente queremos vivirlo. Y por supuesto, me di cuenta de que las pequeñas cosas, como por ejemplo, este blog, son las que me hacen seguir más viva que nunca.

No podía faltar un balance ñoño de mi 2013. Espero que el 2014 sea la mitad de bueno, y que pueda seguir viendo cuanto de genial es el vuestro. Hoy os traigo una entrada algo diferente a lo habitual. Ayer, después de cenar, mi hermana y yo tuvimos un rato para poner el salón patas arriba y hacer una pequeña sesión de nuestros looks para Nochevieja. El resultado fueron unas fotos más divertidas aunque peor iluminadas. Y eso sí, sonriendo mucho más de lo que lo hago normalmente en las fotos (y no es por el champagne, ¡lo juro!), haciendo caso a las sugerencias de algun@ de vosotr@s. :)





Vestido: H&M (AW 13/14)
Collar: mercadillo de Navidad
Labial: Rebel (MAC)

¡Muy feliz año a todos!